¿Desde cuando los parques de atracciones son solo de para niños? Hay un estigma social que cree que todas estas grandes superficies son solo para los más pequeños de la casa pero, seguro estoy que estarás conmigo, hay dos maneras de ver un parque de atracciones:

  1. Cuando eres niño y todo te parece realmente real.
  2. Cuando eres adulto y te apetece viajar al pasado en el transporte de la melancolía.

Disney es una de las empresas más admiradas por mi persona, seré claro. Me fascina todo, absolutamente todo lo que dicha marca hace. Consigue convertir los cuentos en realidades, y eso me gusta.

Su última gran apuesta viene a dos meses vista del estreno de una de sus mejores historias: “La bella y la Bestia”. Y es que es restaurante 21 Royal antes tan solo permitía la entrada a los miembro del exclusivo club 33. Sí, suena irónico que haya abierto la puerta a todos lo públicos cuando el precio de una comida aquí cuesta $15.000 para un grupo de unas 12 personas.

El espacio fue creado por Dorothea Raymond, la misma diseñadora que se encargó de diseñar la la producción de películas como “Lo que el viento se llevó”. Su trabajo en grandes producciones captó la atención del señor Walt Disney quien decidió ficharla en 1966 para que trabajase en varias zonas de los parques temáticos, entre los que se encuentra este salón, perteneciente al apartamento privado que tenía la familia Disney dentro del parque.

La cenas en este fascinante espacio se organizan de la siguiente manera. Todo comienza con un cóctel de autor en el salón con una duración de aproximadamente 1 hora y servido por unos exclusivos mayordomos que estarán a tu servicio única y exclusivamente.

Según lo que he podido leer en algunos medios estadounidenses, durante este ratito tendrás la posibilidad de andar a tus anchas por la casa conociendo todas y cada unas de las peculiaridades que esta ofrece.

Tras esto, una mesa decorada con manteles de lino blanco, flores, una vajilla blanca impoluta chapada en oro y cristalería fina serán el escenario en el que se desarrollará la velada.

La cena corre a cargo de los cocineros Andrew Sutton y Justin Monsoy con un número de 7 platos adaptados a cada una de las cenas que allí se celebran. Y como siempre, lo mejor es el postre, momento en el que te cambiaran de ubicación para llevarte al espacio más impresionante del 21 Royal, un balcón privado con vistas al parque donde desgustarás una delicias dulces mientras disfrutas de los fuegos artificiales que el parque Disneyland lanza cuando cierra sus puertas por la noche.

Fotos

Sé que estás pensando lo mismo que yo: “¡Es momento de empezar a ahorrar para disfrutar de esta magnífica experiencia!”. ¿Verdad?

Feliz día

Vicent Bañuls

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *