En nuestro viaje a Nueva York, al saber que íbamos tantos días y tener claro que teníamos que hacer escala si o si si queríamos abaratar costes, optamos por quedarnos una noche en una ciudad. Después de buscar vuelos y opciones, la más barata nos resultó Lisboa.

Nunca he tenido en consideración al país vecino. “Están al lado, voy a tener tiempo de visitarlos algún día. Total, tampoco se van a diferenciar tanto de nosotros”- Eso es lo que decía siempre que me planteaba viajar a la capital portuguesa. Grave error.

Lisboa es una de las ciudades más bonitas de todo el continente europeo.

Y allí llegamos nosotros. Yo con mi maleta de divo y mis dos polluelas como mochileras en pleno camino de Santiago.

Después de un pequeño sobresalto en el metro hasta que llegamos al barrio de Chiado, nos pusimos a subir y bajar cuestas en busca del apartamento. El día de antes había hablado vía Whatsapp con Carlota, la casera, y había quedado con ella sobre las 3 de la tarde.

Cuesta arriba, cuesta abajo, calles llenas de piedras por las cuales era muy agradable ir con una maleta de cabina con ruedas, españoles por todos los lados, un calor de padre señor mío y nosotros sin encontrar el apartamento.

Como si hubiésemos corrido el medio maratón de Valencia, llegamos a la puerta donde habíamos quedado con Carlota. Nos presentamos y nos enseñó el apartamento.

City Stays Chiado Apartment 2 City Stays Chiado Apartment 3 City Stays Chiado Apartment 4 City Stays Chiado Apartment 5

Perdonen nuestro desastre, pero necesitábamos corriendo sentarnos en una silla.

Después de hacernos un tour por nuestro pequeño apartamento, Carlota nos regaló unos dulces típicos de Lisboa que estaban para chuparse los dedos. Son estos tipos de detalles los que marcan la diferencia.

El apartamento estaba perfecto, limpio, era espacioso para 3 personas, baño perfectamente equipado, cocina impoluta y cama cómoda. Teníamos todo lo que podíamos pedir.

Además su ubicación es excelente ya que en menos de 5 minutos andando te plantas en el centro de Lisboa. Eso si, si vienes en metro desde el aeropuerto, prepara tus brazos para cargar con las maletas porqué vas a tener que subir una escalera de esas que quitan en aire.

Pero el barrio de chiado vale la pena, tiene encanto, tiene duende como dirían algunos.

Sin duda alguna, me queda una visita pendiente a esta ciudad y segurísimo estoy que volveré a uno de estos apartamentos.

¿Quieres saber más? Aquí te dejo su web.

Feliz día

Vicent Bañuls

2 thoughts on “Mi alojamiento en Lisboa: City Stays Chiado Apartments”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *