¿Te vas a un sitio que no tiene tu moneda? Te asaltan mil dudas ¿verdad? ¿Igual piensas que lo mejor hubiese sido viajar por un lugar que tuviese tu moneda? ¡Basta! Cambiar divisas no es tarea fácil, pero con este post quiero darte todas las claves para que sepas dónde debes cambiar cualquier tipo de moneda, cuando visites un país que no comparta la tuya.

Por ejemplo, visité Nueva York hace unos años estaba visitando un país que no compartí mi moneda de uso habitual, así que antes de coger el avión rumbo a la ciudad tuve que cambiar unos cuantos euros a dólares. Es en ese momento cuando la gente empieza a dar rienda suelta a sus teorías mundanas, tales como:

  • Cambia la mayor cantidad de dinero posible.
  • Cambia el dinero en el aeropuerto.
  • No cambies nada, ve sin dinero en efectivo.

¿Quieres saber la verdad? Todo en un post. Claro, conciso, directo y comprobado por mí en mis varias aventuras por el mundo.

En el mundo hay más de 182 divisas diferentes, así que no es de extrañar que tu país de partida y tu país de destino no compartan la misma moneda.

Los tipos oficiales

Hay muchas cosas que tener en cuanta cuando empiezas un viaje y, probablemente, lo de las divisas estaría jugando en 3º división si de un equipo de fútbol se tratase. Pero, créeme que puede ser una vía de ahorro en tu viajes.

Muchas veces nos guiamos por leyendas urbanas, por consejos varios, pero cuando tenemos que cambiar divisas y queremos contrastar el tipo de interés que nos están cobrando y el dinero que estamos perdiendo, lo mejor es revisar los tipos oficiales publicados por el Banco de España. Aquí te he dejado el enlace para que lo revises antes de tu partida.

Es bastante imposible darte una clave para que la sigas siempre, es decir, no puedo decirte ve a tal sitio siempre, debido a que el tipo de cambio, según la legislación mundial, no está establecida en ningún sitio. Esto quiere decir que las empresas, bancos y organismos pueden establecer el tipo de interés que ellos consideren oportunos.

Cambiar divisas en el aeropuerto

Según este artículo de El confidencial, en junio de 2016 volaron un total de 3 millones de vuelos o, lo que es lo mismo, los aeropuertos son uno de los principales puntos de entrada de los turistas para las ciudad. Por tanto, cuanto más turístico es un sitio, más caras son las cosas.

Las oficinas de cambio en los aeropuertos son oficinas seguras, de hecho, dudo mucho que te estafen o te entreguen billetes falsos en una oficina emplazada en estas instalaciones, pero la seguridad y el punto en el que lo estás haciendo provoca que te cobren unas comisiones altísimas. 

Con las casas de cambio de las zonas céntricas de las ciudades pasan cosas similares a los aeropuertos. Aunque, tengo que decirte que las comisiones puede que sean un poco más bajas que las que te cobren en los otros sitios. Pero eso sí, pueden estafarte o entregarte billetes falso, cosa no usual en establecimientos como estos.

Compara

Al igual que haces cuando compras un vuelo, compara los tipos de interés que cobran los diferentes establecimientos. Hay algunos que se les va un poco de las manos y cobran intereses altísimos cuando cambias la divisa.

A mí no me ha pasado nunca, pero sé de gente que cuando esta comparando diferentes precios en las puertas de los locales de cambio de divisa, se te puede acercar un particular que te ofrezca un tipo de interés menor, pero SIEMPRE es una estafa.

Nadie da algo a cambio de nada. Puede que cuando te entregue el cambio sean billetes falsos o te time de alguna manera cuando te entregue los billetes, así que ve con cuidado.

Los bancos

Hacer el cambio de divisas en tu entidad financiera habitual puede ser una buena opción. Aunque, a veces, cobran intereses un poco altos, la mayoría de las veces cobran un interés normal a la resta de establecimientos y, a parte, pueden proporcionarte la seguridad que estás buscando. Su único problema es que las divisas pueden llegar unos días en llegar, dependiendo de la complejidad de la moneda.

Si eres de aquellos trotamundos que no quiere cambiar nada antes de llegar al destino, cosa que no aconsejo para nada, “no te preocupes”. Hay muchos hoteles que aceptan dólares y euros, siendo ellos los que realicen el cambio y te devuelvan con la moneda local. Es un opción recomendable si no quieres llevarte dinero desde tu punto de salida, pero, sin duda, no es la mejor.

La tarjeta

Puede ser tu gran aliada o tu gran traicionera. Si sacas dinero en un cajero en cualquier parte del mundo con tu tarjeta, tu querido banco te va a cobrar una comisión que tal vez te deje sin hipo. 

Al mismo tiempo, la tarjeta puede ser tu gran aliada. Pagando con tarjeta en todos los establecimientos que puedas te va a ahorrar que te cobren las comisiones. Solo lleva un poco de dinero cambiado para comprar cosas pequeñas, por ejemplo, un paquete de pipas en un mercado local en el que, obviamente no van a tener datófono.

Si aun así quieres cambiar divisas y llevarte la moneda cambiada a tu destino, controla la cantidad de dinero que cambias, ya que hay algunas monedas, conocidas como las divisas no convertibles, que no se pueden cambiar una vez hecho el cambio inicial.

Como has comprobado, el mundo del cambio de las divisas es un mundo complejo, pero que puede hacerte ahorrar o malgastar un gran porcentaje de tu presupuesto.

¿Recomiendas algo más?

Feliz día

Vicent Bañuls

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *