Cuenca

La guía infalible para visitar Cuenca

A Cuenca volvería una y mil veces, así de claro te lo digo.

Dicen que uno siempre vuelve al lugar donde fue feliz y yo aquí lo fui mucho. No, no es que haya vivido durante una larga temporada, ni tan siquiera he vivido durante unos pocos meses, pero esta ciudad me transmite buenas vibraciones.

Antes de venirme a Madrid, Cuenca era eso, una simple ciudad más que estaba puesta a medio camino entre Gandía y Madrid, una ciudad entre las miles que puedes encontrar dentro de la geografía española. Pero mudarse a la capital hace que todas tus perspectivas sobre la vida cambien, es decir, Madrid goza de una ubicación excelente y de unas conexiones todavía mejores que te permiten conocer cualquier rincón de España con mucha facilidad, es por eso que me he perdido varias veces por Cuenca.

Aquí, he vivido celebraciones, he protagonizado reencuentros y he conocido un poco más de la historia española. No hay una explicación empírica que lo demuestre ni que expliqué el por qué, pero esta ciudad me transmite bondad y ternura.

Si al igual que yo, ansías visitarla, he preparado para ti este completa guía y que puedas así conocer Cuenca a la perfección.

Cómo llegar a Cuenca

El transporte, en plenos siglo XXI, para llegar a los destinos que te propongo no te va a suponer nunca un problema, así que Cuenca no iba a ser mucho menos. Puedes llegar a la ciudad de la siguiente manera:

  • Bus. Si vienes desde la capital, la compañía Avanza Bus ofrece viajes bastante regulares a Cuenca con salida desde la Estación de Méndez Álvaro. El trayecto dura aproximadamente 2 horas. Si vienes desde Toledo, Aisa también ofrece viajes desde allí por buenos precios.
  • Tren. El trayecto Valencia-Madrid, en la mayoría de sus trenes, cuenta con para en la Estación de Cuenca. El único problema es que la Estación de AVE, a la cual llegan la mayoría de los trenes, está un poco alejada del centro de la ciudad. No cuenta con servicio de transporte público, así que tendrás que coger un taxi para llegar hasta tu alojamiento.
  • Coche. Es una manera fácil y cómoda de llegar. La ciudad cuenta con buenos accesos y no tienes mucho de lo que preocuparte en cuanto al aparcamiento se refiere, ya que, a parte de contar con bastante párkings, aparcar en Cuenca no es tarea difícil si escapas del Casco Histórico, donde, si no me equivoco, solo pueden estacionar e incluso pasar residentes.

Dónde dormir

En Cuenca he conocido todo tipo de alojamientos. La primera vez me alojé en un apartamento y la segunda vez lo hice en una pensión, pero tuve la oportunidad de visitar el Parador Nacional, donde estaban alojados mis padres.

Cuando me alojé en un apartamento, lo hice en uno que era bastante grande y estaba muy cerca de la Catedral. Lo reservé a través de Airbnb (Aquí puedes conseguir 25€ de descuento) y, como siempre, quedé contentísimo con el resultado.

Cuando me alojé en un hotel, lo hice en CH Victoria Alojamientos. Cuenta con una ubicación excelente, puesto que está muy cerca del Río Huécar , cerca de la calle Tintes, de Parque San Julian y me costó una habitación individual con baño privado 18€.

El Parador Nacional cuenta con las mejores vistas de la ciudad, puesto que esta en la otra parte del río y ves toda Cuenca frente a ti. Además, alojarse en un Parador es siempre una delicia para tus sentidos. Allí vives con la historia y una gran calidad de productos en su cocina. Las noches las puedes conseguir desde 80€.

Presupuesto para viajar a Cuenca

España no es un país caro, ya lo sabes. Así que Cuenca no va a distar mucho de los precios que puedas encontrar en tu ciudad. La comida allí, al igual que todo el interior es España, es fascinante. Nosotros todos los días comimos fenomenal y los precios rondaban los 10-15€.

El arte de Cuenca está en las calles, así que tampoco vas a tener que destinar mucho para conocerla. Es por eso que puedes visitar Cuenca perfectamente un fin de semana por menos de 100€ por persona y no te creas que vas a tener que ir con un presupuesto ajustado, todo lo contrario, podrás vivir como un auténtico rey.

Qué ver en Cuenca

La mires por donde la mires es una ciudad bonita, eso debes de tenerlo claro antes de aposentar tus pies por aquellos lares. Pero si vas a Cuenca no puedes perderte estos lugares:

  • Casas Colgadas.
  • Catedral de Cuenca.
  • Museo de Arte Abstracto Español.
  • Puente de San Pablo.
  • Museo de Cuenca.
  • Túnel de Alfonso VIII.
  • Convento de la Merced.
  • Plaza Mayor.
  • Parque de San Julián.
  • Casa del Corregidor.
  • Plaza del Trabuco.

¿Has estado alguna vez? ¿Qué más añadirías?

¡Feliz día!

Vicent Bañuls

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *