Nueva York

Lo que debes evitar en tu segunda visita a Nueva York

Vivo un proceso de reconversión. Desde que empecé el 2018 sabía que la vida me iba a deparar algo bueno. Mi mente sigue pensando cuando mi cuerpo cree estar descansando, mi cabeza vive una agitación constante, me entran una ganas locas de bailar cuando veo que el sol ha decidido aposentarse en el cielo para una larga temporada y quiero abrir una botella de champán cada vez que veo que está más y más cerca mi próxima visita a la Gran Manzana.

Como ya te he dicho una cuantas veces, en menos de dos meses vuelvo a poner rumbo a Nueva York, pero esta vez no va a ser una visita cualquiera. No es un viaje sin más a una ciudad en la que pasan más de 10 millones de turistas. Para mi es volver a casa, volver a uno de los lugares donde mejor me he llegado a sentir en toda la faz de la tierra.

Voy solo para tres días, pero tengo planeado hasta el milímetro todo lo que quiero hacer. Para llegar a esa conclusión, claro está, he tenido que descartar un sin fin de planes que no pienso repetir en mi segunda vez en New York City ¿Quieres saber cuales?

No vuelvas a visitar la Estatua de la Libertad

Tu primera visita a la ciudad, seguro estoy, estaría marcada por lo típico: paseo por Central Park, cruzar el punte de Brooklyn, pasear por la 5ª Avenida y visitar la Estatua de la Libertad. A parte de estar bastante restringidas sus visitas, puede suponer un gasto en tu viaje que te puede venir genial para hacer cosas más productivas en la ciudad, créeme. Nueva York es mucho más que muchas cámaras pretenden mostrar.

Además, visitar la Estatua de la Libertad puede suponerte, más allá de la inversión económica, una inversión de tiempo que puedes emplear en otras cosas durante tu segunda visita a Nueva York.

Huye de Time Square

Supongo que lo tendrás claro, pero no quiero dejar de recordártelo. Huye de Time Square. Durante tu primera vez en la ciudad, Time Square te producirá una excitación difícilmente alcanzable en otro rincón de la ciudad, pero cuando vuelva a Nueva York por segunda vez tendrás claro que la ciudad no es eso. La plaza del tiempo, tal y como es su traducción al español, es una fachada a modo de farándula que las grandes marcas se han inventado para los turistas recién llegados a la ciudad.

Te propongo una apuesta: tu encuentras a un neoyorquino/a en esa plaza y yo te invito a una copa en Madrid si lo consigues ¿Aceptas? Te aseguro que no va a ser tarea fácil. Los autóctonos detestan la zona a más no poder, créeme.

Evita el Memorial del 11-S

En este punto puede que estés de acuerdo o puede que no, pero yo te aseguro que no lo voy a volver a pisar en mi próxima visita. Me parece un monumento extremadamente bonito y fascinantemente simbólico, pero la atmósfera que allí se respira no es una atmósfera en la que me guste participar.

Quiero que mi viaje sea alegre. Quiero reír a carcajada limpia, bailar con la música de los artistas del metro, sonreír sin explicación alguna mientras paseo por sus calles y sé que allí no lo voy a conseguir. Eso sí, si durante tu primera visita no te pasaste por allí es un lugar imprescindible en la ciudad.

No pidas agua

En España no está tan popularizado aquello de pedir jarras de agua, tal vez en grandes capitales como Madrid o Barcelona sí, pero en las demás ciudades no tanto. Puede que por pedir una botella de agua en Nueva York te pidan $5-$6 por una pequeña. ¿Y si te digo que puedes ahorrártelo?

Se conoce como tap water y es la traducción al inglés de aquello de “una jarra de agua”. El agua de NYC es buena, así que no tienes porqué temer.

Nueva York es más que Manhattan

Lo repetí por activa y por pasiva: si volvía a Nueva York no me quería alojar en el centro de Manhattan. La mayoría de los turistas solo conciben Nueva York como el entresijo de avenidas y calles que hay en la Manhattan, pero la ciudad esconde mucho más en los barrios que alrededor de ella se encuentra. Seguramente, mientras deambules por algunos de los rincones de Queens, Brooklyn o Williamsburg, por ejemplo, conocerás la esencia más pura de la ciudad de los rascacielos. A partir de esa esencia es cuando podrás empezar a conocer la ciudad que tantos corazones tiene robados y, quien sabe, tal vez pronto haya robado el tuyo también.

No comas en cadenas de comida rápida

Que si McDonald’s, que si Five Guys, que si Burguer King… Cada vez más y más, los restaurantes de cadena rápida dominan gran parte de la oferta gastronómica de las grandes ciudades de todo el mundo. Así que si tienes la suerte de vivir en una de ellas y hay alguno de esos restaurantes estadounidenses mundialmente conocidos no caigas en la tentación de repetir mientras esté en tierras neoyorquinas.

Puede que la comida se diferencie un poco, pero al fin y al cabo la esencia en la misma. En Nueva York hay miles y miles de restaurantes locales con platos mil veces mejores que los de los restaurantes de cadena rápida ¿en serio quieres irte de allí sin probarlos?

No planifiques en exceso

Sé que decir esto ahora puede sonar un poco incoherente cuando, unos cuantos párrafos más arriba, te he dicho que lo tengo todo planificado al milímetro. Pero, tal y como te he dicho, para mi volver esta segunda vez a Nueva York es volver a casa. Necesito indagar un poco un par de cosas para crear nuevo material para ti y voy con el tiempo muy justo. Pero si tienes la suerte de volver a Nueva York y no tener a las agujas del reloj en tu contra, intenta no planificar nada durante tu viaje. Como mucho, mucho, mucho, apunta un par de cosas en una lista reducida, pero los demás días haz lo que te pida el cuerpo y deja que la ciudad te sorprenda.

Seguramente cuando volviste de tu primera visita a la ciudad te diste cuenta de que la ciudad te dio mucho más de lo que podías llegar a imaginar. Ahora párate a pensar todo lo que te puede dar en una segunda ciudad.

Feliz día

Vicent Bañuls

1 thought on “Lo que debes evitar en tu segunda visita a Nueva York

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *