3 Agosto, 2017

Servicio concierge

Los viajes bien salen después de una comida con amigos, cuando estamos volviendo de una aventura o o bien cuando acabamos de leer el último número de una revista de viaje.

Nos gusta sentarnos y visualizar nuestro momento llegando al hotel, deshaciendo las maletas e, incluso, casi sentimos como es el despertar en esa ciudad.

Viajar no es llegar a un destino y visitar sus rincones, viajar requiere un antes, durante y un mediante, es decir, requiere unos preparativos, un planificación para aprovechar al máximo el tiempo en esa ciudad y un tarjeta con mucha memoria para presumir de fotos cuando volvamos.

Hoy en día, vivimos sin disfrutar de cada momento. Desayunamos en el metro, cruzamos pasos de cebra sin mirar, vivimos la vida detrás de una pantalla y olvidamos lo que era sentarse a tomar algo en una terraza. Si no tenemos tiempo para relajarnos, posiblemente tampoco tengamos tiempo para organizar un viaje.

El servicio concierge de Los viajes de los zapatos es una máquina de cumplir deseos. ¿Por qué digo esto? Muy simple, quieres una habitación de ensueño en el Hotel Plaza de Nueva York con un recibimiento a piano y violín por música de la sinfónica de Viena, yo te lo consigo. Si en cambio, quieres una aventura en Tailandia con un presupuesto limitado pero con muchas ganas de recorrer el país, también te lo consigo.

¿Cómo trabajo?

Esto no es una agencia de viajes, sino hubiese sido tan fácil como inscribirse en el registro de agencias de viajes, pagar mi cuota de autónomo y ya está. Pero no me gusta como trabajan. Generalmente se mueven por objetivos, acuerdos con touroperadores y comisiones varias que estas se llevan.

Desde Los viajes de los zapatos actúo como si yo fuese tu, es decir, yo me encargo de organizar el viaje como si para mi se tratase. Eso garantiza dos cosas: no pagarás por cosas que no necesitas y no haré que te gastes más dinero del necesario.

A continuación, observarás los tres tipos de servicio concierge que ofrezco: low-cost, presupuesto medio y sin reparar en gastos. Cada uno de ellos van a servirme para poder orientar tu aventura en un sentido u otro, además en el presupuesto medio y sin reparar en gastos tienes la opción de conseguir una guía personalizada en formato físico.

A partir de aquí tendrás que abonar el precio del servicio y será cuando yo me ponga a trabajar.

Te voy a poner un ejemplo.

Marta, junto a tres amigas más, quiere viajar a Londres del 8 al 10 de diciembre con un presupuesto low-cost, así que efectuarán el pago de mis servicios (25€ que es el precio fijo ya sea una o dos personas, y 15€ por cada persona extra, es decir, un total de 55€). A partir de ahí, yo busco los vuelos, el hotel y, a partir de un cuestionario al que me han respondido previamente, selecciono y trazo una ruta de acuerdo a sus gustos, aficiones y presupuesto. Una vez hecha una propuesta inicial del viaje, me pondré a efectuar las reservas y el pago de los hoteles, actividades y demás cosas que solicitéis a partir del presupuesto que os habré entregado (El dinero tendrá que haber sido previamente ingresado, aunque si hubiese habido alguna variación en el precio y fuese menor, se le reembolsaría a Marta sin ningún tipo de problema). Tras esto, y mínimo con un mes de antelación a la partida del viaje, recibirá en su correo una guía personalizada con las rutas, detalles de las reservas y todo lo demás en formato PDF.

¿Qué incluye?

  • Propuesta inicial del viaje.
  • Maquetación y diseño de rutas personalizadas a lo largo de la ciudad con posibilidad de recibirlo en formato físico o digital dependiendo del tipo de presupuesto que elijas.
  • Cualquier tipo de reservas (Transporte desde el aeropuerto, cenas, comidas, hoteles…)
  • Asesoramiento antes, durante y después del viaje.
  • Ayuda en la obtención de seguros médicos.
  • Asistencia vía Skype para cualquier tipo de duda.
  • Tú pide, yo consigo hacerlo realidad.

Económico, rápido y efectivo, así es viajar con Los zapatos.

A continuación, te dejo los tres tipos de presupuestos que puedes elegir.