Las mejores aventuras siempre llegan ¿saben? Tardan en llegar, pero lo harán en algún momento.

10 de mayo del año 2015 me compré el billete para que siempre he considerado y consideraré uno de los grandes sueños de mi vida. La espera, sinceramente, se me ha hecho eterna. He estado miles y miles de momentos sentado en el sofá soñando con mi hermana como sería ese viaje. Y si, hoy estoy aquí, sentado en el sofá del apartamento escribiendo mientras mis parpados luchan para no cerrarse.

El despertador ha sonado a las 7:15, arrancaba el gran día. Cerramos maletas, revisamos todos y rumbo al aeropuerto. Embarcamos maletas, mientras todas sus acciones van acompañadas de un: “Ir con cuidado que ya sabéis lo que ha pasado en Bruselas”.

Una vez ya en la cola para subir al avión, entro a Instagram para ver como va la situación y descubro que mi querida Lucia Be está en el mismo aeropuerto que yo, rumbo a Nueva York. ¡Luciaaaaaaaaa!

Y por fin llegamos a Lisboa. ¡Menuda ciudad señores! No tenía fe en ella, para que te voy a mentir. Era una ciudad en la que voy a estar de paso y tampoco me preocupaba mucho el que hacer. Pero toda esta concepción cambió cuando ayer por la tarde me hablaron desde el apartamento en el que me alojo para preocuparse por como lo llevábamos todo.

Después de mil tumbos por las calles de Lisboa para encontrar el apartamento, por fin encuentro a Carlota, la casera. Nos enseñó nuestro nidito de amor y nos regaló una pastas típicas de Portugal ¿Qué más podíamos pedir?

2

3

Habíamos recorrido media Lisboa pero con la maleta a cuestas así que no tenía la misma gracia. Ahora que no llevábamos la carga detrás como que ir por las calles de la capital de Portugal era mucho más bonito. De verdad, Lisboa es una ciudad preciosa, pintoresca, alegre. Pasear entre sus callejones empinados es especial.

Llegamos a Restauradores Square, subimos al Elevador de Santa Justa para tener Lisboa a nuestros pies. Había cola, pero la espera valió la pena.

4

Desde todas las plazas del centro bajamos a la zona más costera donde vimos a un grupo de jóvenes bailando bailes regionales de las islas portuguesas ¡Dios mío que movimientos!

Me enamoran las personas que creen en lo que hacen y salen a la calle para ofrecérselo al mundo y estos chicos eran uno de ellos. Porqué como dicen el arte está en el museo, pero los artistas se mueren en la calle.

5 6 7

Hemos recorrido toda la ciudad entera, de cabo a rabo. Hasta que nuestros pies dijeron basta, te esperan todavía 11 días de viaje. Todavía nos quedaba un poco de fuerza para subir a lo más alto de la ciudad y conseguir unas vistas increíbles.

Mañana es el gran día, cumplo mi mayor sueño, el sueño de mi vida: pisar Nueva York.

¡Prometo informaros!

Vicent Bañuls

8

2 thoughts on “Mis zapatos: ¡Arranca la aventura!”

  1. Hola Vicent,malegre de que estiges realisant el teu somit de viachar a Nueva York.Disfruta i no deixes de contarmos la tegua aventura.Llo el segire mol emosionada.Von viaxe.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *