Londres

Tomar el té de las 5 en el Shard

Mi viaje a Londres, tal y como se proyectó cuando compré los billetes unos meses antes, sufrió una pequeña distorsión conforme se iba acercando la fecha. Es más, cuando aterricé allí y me preguntaron para que había venido, me entró un ligero ataque de risa, el cual lo acompañé con un “Yo venía a mirar unas cosas, pero resulta que se me ha ido un poco todo de las manos. Hace dos semanas estaba en Marrakech y he venido unos días a relajarme”. Sí, relajarse y Londres son dos palabras que no encajan muy bien en una misma frase.

Ah! Puede que no te lo haya comentado, pero por aquel entonces me consideraba travel planner e iba a buscar planes para un viaje que iba a organizar con una agencia. Ni el viaje con la agencia llegó, ni yo fui travel planner en ningún momento, pero por aquel momento me quería comer el mundo ¿o el mundo me estaba comiendo a mi?

Tenía el billete y tenía extremadamente claro que no quería perder la oportunidad de volver a Londres, así que la solución estaba clara: me iba a Londres sí o sí.

Llegué a la ciudad con la maleta a cuestas, unas galletas en el bolsillo y unos WhatsApp de mi prima preguntándome sobre mi ubicación. Pasé a recogerla en su oficina y pusimos rumbo a su piso, un pequeño pero acogedor bajo en una céntrica zona de Londres.

Nos habíamos juntado el hambre con las ganas de comer, literalmente. Ella soñadora nata, yo mejor amigo de las nubes. Para celebrar mi llegada, abrimos una botella de vino y brindamos, por supuesto que brindamos. Le confesé un pequeño secreto, esta segunda vez en Londres quería hacer algo que no se me olvidase nunca, al igual que tenía claro que no quería preocuparme por el precio.

“- Lídia, ¿y si nos tomamos el té de las 5 en el Shard?
– Voy a llamar a ver que pasa.

[2 minutos después]

– Tenemos mesa reservada para el domingo a las 5.”

Sobre el Shard

El edificio Shard, también conocido como el Shard of Glass, es el edificio más alto del skyline de Londres, exactamente con un total de 95 plantas. Está situado en El Barrio de Southwark y fue diseñado por Renzo Piano. En el ranking mundial este oficio se encuentra en el número 110 y en la sexta posición si hablamos del ranking europeo.

Se inauguró en noviembre de 2012, aunque su mirador, The Viwe from the Shard situado en la planta 72, no abrió sus puertas hasta el 1 de febrero de 2013.

¿Sabías que? El edificio tiene dos propietarios: por una parte, el Estado de Catar con un 95%, y, por otro lado, Sellar Property con un 5%.

La reserva estaba a las 17 horas, pero nos recomendaron llegar 15 minutos antes para poder acceder al edificio y disfrutar un poco de las vistas.

Nada más entrar al edificio, debes informar a seguridad dónde vas y, tras esto, debes pasar por un pequeño control parecido al que hay que pasar cuando coges un tren. Tras esto, accedes a un ascensor que te lleva a la planta 31-32-33 donde están los diferentes restaurantes del edificio.

Salir de ese ascensor, a tantos metros de altura, produce una sensación difícilmente explicable y, sobre todo, mucho más difícil cuando estás en el interior de uno de esos edificios con los que tanto habías soñado.

Pese a llegar con suficiente antelación, tardaron bastante en darnos mesa. Tal vez, nuestra petición de querer buenas vistas no se podía complacer con tanta gente por allí.

Nos sentamos, nos miramos y nos emocionamos.

Mi prima y yo siempre hemos tenido una relación especial, más que nada porque somos dos individuos exactamente iguales en todo lo que te puedas imaginar. Además, en aquel momento estábamos viviendo uno de los momentos más singulares que alguna vez habíamos podido vivir juntos.

Antes que nada, debo pedirte disculpas por la calidad de las imágenes. Sé que son extremadamente malas, pero la luz no acompañaba para nada.

El té incluye todo lo que has visto en la imagen que te he adjuntado más arriba. Es bastante completo, ya que incluye tanto platos salados como platos dulces y, evidentemente, una gran variedad de tés.

El precio, en comparación con otros lugares clásicos de la ciudad, no están desorbitado como te puede parecer de primeras. Además, debes pensar que solo la entrada al mirado del edificio cuesta £24,50, aunque también es verdad que está 30 pisos más arriba.

Puedes disfrutar del famoso té de las 17h en el edificio Shard por £60 por persona.

¿Has vivido alguna vez una experiencia así? ¿Qué te parece?

Feliz día

Vicent Bañuls

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *