Con el paso del tiempo uno hace lo que quiere hacer, está donde quiere estar y vive lo que quiere vivir. Probablemente y tras muchos años, los zapatos estén viviendo justo ese momento que tantos años llevaba deseando.

Te lo conté aquí, 2018 me iba a traer lo que siempre había deseado: decenas de viajes, centenares de experiencias y muchas, pero que muchas risas.

En tan solo 4 meses estaré poniendo rumbo a Estados Unidos, exactamente a Nueva York, para empezar una aventura durante tres meses al otro lado del charco.

Estar tres meses fuera de casa significa varias cosas:

  • No voy a probar la comida de mamá en tres meses porque los controles de aduanas se empeñan en no dejar pasar reliquias como esas.
  • Los abrazos van a ser virtuales.
  • Las llamadas no van a poder ser tan asiduas como lo son desde que vivo en Madrido sí.

Vivir una temporada en el extranjero o pasar tan solo unos días visitando cualquier rincón del mundo que esté más allá de las fronteras de tu país de residencia, puede hacer que algo tan simple como llamar a mamá para saber la receta exacta de una comida sea toda una odisea y un castigo para tu bolsillo.

Me gusta prepararme las cosas con antelación y tenerlo todo controlado para que no me lleve ninguna sorpresa cuando me vaya fuera, así que, en mi proceso de investigación sobre la vida en el extranjero, he reunido todos estos consejos para que los tengas en cuenta cuando utilices el móvil en el extranjero.

El roaming

El 15 de julio de 2017 la Unión Europea aprobó la ley por la cual todo el mundo el mundo que viviese en territorio de la Unión e incluso dentro de los países que están dentro del Espacio Económico Europeo pueden hacer uso de sus tarifas móviles, independientemente del país en el que se encuentren, de acuerdo a la tarifa que tengan con su operador.

Algunas compañías, como Vodafone, permiten incluso el uso de su tarifas en otros países como son Estados Unidos, Suiza, Albania y Turquía.

En cambio, si viajas fuera de Unión Europea, ten en cuenta el tipo de tarifa que te están aplicando tanto a tus llamadas como el consumo de datos, los precios suelen ser más que astronómicos fuera de estas fronteras.

No a las tarifas especiales

Seguramente, cuando tu móvil registre que se encuentra fuera de las fronteras de tu país habitual, junto con el mensaje de embajada, te llegará un SMS de tu operador con las tarifas y demás ofertas que puedes utilizar por las tierras en las que estes descubriendo nuevos rincones y viviendo nuevas experiencias.

¿Quieres un consejos? No aceptes ninguna de ellas. Está comprobado por economistas y demás expertos en la materia, que una vez aceptamos ese tipo de tarifas nos suele resultar más cara que si hacemos un uso moderado y lógico de nuestro móvil, de acuerdo a los precios que allí rigen la telefonía.

Desconecta las actualizaciones constantes

Queremos vivir a la última, tenerlo todo controlado, que los correos nos lleguen a nuestro móvil para no perdernos nada, etc., etc., etc. Antes de llegar al nuevo país en le que vas a pasar unos días o una temporada, desactiva todas las actualizaciones constantes y las vinculaciones que puedas tener, como por ejemplo tu cuenta de correo del trabajo o tu perfil de Facebook.

¿Por qué te digo esto? Básicamente, porque de esta manera conseguirás reducir el consumo de datos en el extranjero y, por tanto, podrás disfrutar de más cantidad ante cualquier problema con el que te puedas encontrar.

Cuidado con las zonas limítrofes

Te voy a poner un ejemplo. A finales de septiembre de 2017 estuve en Badajoz pasando unos días para coger fuerza y afrontar lo que me quedaba de año. Estuve en un pueblecito cercano a la capital, pero también muy cerquita de la frontera con Portugal. Así que mi móvil, al detectar que estaba por aquella zona, se conectó a la red del país vecino.

Eso no produjo nada en mi tarifa del móvil porque, tal y como te he contado antes, Portugal forma parte de la Unión Europea y no se me aplica ninguna tarifa diferente, pero si te pasa en la forte de algún país que no pertenece a este espacio, puede suponer un pequeño sobresalto para tu bolsillo.

No llames por llamar

Las ofertas hacen el WiFi y te lo digo yo que, durante años, tenía una tarifa en móvil que eran 1000 minutos gratis para hablar con quien yo quisiera. Eso hacía que llamase a la gente para cualquier tontería que se me pudiese pasar por la cabeza.

Cuando estamos de viaje, no tenemos por qué llamar a la vecina del cuarto para contarle que acabamos de ver a un señor con pantalones amarillos, un jersey verde y unos tirantes morados. No olvides, que volver siempre es la mejor parte de la aventura.

Espérate a volver a casa, encontrarte a la vecina en el rellano y contarle todas tus batallas por allí. Nada es comparable con una conversación cara a cara, créeme.

Haz uso del WiFi público

Cuando viajé a Nueva York, todavía no se había puesto en marcha la tarifa del roaming que en la actualidad tiene Vodafone (mi operador móvil), así que, como adicto a las redes y debido a que me tiré una larga temporada por aquellas tierras, tenía que estar actualizando el correo, redes y demás cosas de mi vida.

Si estás en un país que con el que tu operador no tiene un contrato que le guste a tu bolsillo, haz uso de las centenares de redes WiFi públicas que vas a encontrar por cada rincón de la tierra. Eso sí te lo tengo que decir, aunque puede parecer raro, España es uno de los países que más redes Wifi abiertas tiene.

De esta manera y conectada a cualquiera de ellas, podrás hacer llamadas desde aplicaciones como Skype, Line o WhatsApp.

Tarjetas de prepago

No lo he hecho nunca, para que te voy a engañar, porque siempre me he decantado por las opciones que más arriba te he explicado, pero sí que sé de gente que lo ha hecho y ha quedado bastante feliz con el resultado.

Por normal general y en la gran mayoría de países de los que me he estado informando, los precios son bastante asequibles para los bolsillo de los viajeros low-cost. Ahora, dependerá de ti si quieres invertir esa cantidad de dinero en tener línea móvil e internet o degustar un manjar en cualquier lugar, por ejemplo.

El único requisito que debes tener en cuenta si te decantas por esta opción es que, dentro de tu equipaje, debes llevar un móvil que esté liberado para que puedas hacer uso de la tarjeta sin ningún tipo de problema.

No olvides que, cuando quieras llamar desde el extranjero a España, tendrás que añadir el prefijo de 00 o +34 al número de teléfono con el que te quieras poner en contacto.

¿Tienes alguna duda más? ¡Pregunta, pregunta!

Feliz día

Vicent Bañuls

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *